martes, 30 de abril de 2013

Lola. Capítulo 6.



-Ya ha cicatrizado- Lola repasaba con la yema de los dedos, las marcas rojas de Gabriel, mientras él, en silencio, removía el café con leche.

-Gabriel, yo…lo siento…no volverá a ocurrir…- 

Gabriel la miraba fijamente, en medio de ese incómodo silencio que Lola no soportaba, que no rompió ni para apartarle suavemente la mano hasta dejársela sobre la mesa.

Metió el paraguas en el bolso y salió a la calle, aunque ya no llovía, podía volver a necesitarlo y de paso se lo devolvería a Miguel. 
Cuanta gente buena hay en el mundo, pensó.

El camino iba a ser largo, la huelga de autobuses no le dejaba otra que caminar hasta el trabajo, solo eran 2 kilómetros y le ayudaba a despejar la mente un poco de ejercicio. Pero, si tu cabeza es una olla a presión, poco puedes hacer.

¿Cuántos años hacía desde qué vio a Gabriel por primera vez?
Fue en la universidad, el primer día de clase.

Asustada por dejar su casa, su refugio y amigos, Lola paseaba horario en mano por lo interminables pasillos de la que iba a ser su casa los próximos 3 años. Para cuando dio con su clase, el profesor ya tenía el temario escrito en la pizarra y sus compañeros se afanaban en anotar cada palabra.
Al fondo vio un hueco donde sentarse, a su lado una rubia despampanante apartó sus cosas para dejarle espacio.

-Mireia…- le susurró –Lola, encantada-

Tras 1 hora de parloteo constante, el profesor les deseó buena suerte en su nueva aventura y se perdió entre la multitud que llenaba cada rincón de la facultad. Mireia le acercó sus notas al tiempo que le decía: Te las fotocopio ¿vale?
Primer día y había hecho una amiga, no estaba mal.

Horas y horas de escuchar charlas, de apuntar libros que buscar en la biblioteca, de correr pasillo arriba y abajo en busca de la siguiente clase, si en eso iba a consistir estudiar una carrera, le parecía agotador. Hora de comer y en esta facultad aún no hay cafetería ¿En serio? Unos sándwiches recalentados en el microondas que tan amablemente han dispuesto para los alumnos, mientras los profesores se meten un chuletón en el bar de enfrente.

Mireia destapó su ensalada y le ofreció un poco a Lola, la cual miró con cara de asco, no le parecía lo más adecuado después de tantas horas…
-Quiero ser modelo ¿sabes?-
-Estás perfecta…come algo normal-

Lola levantó la cabeza al escuchar esa voz para encontrarse con los ojos más azules que había visto en su vida. A su lado, Gabriel abrazaba a Mireia, intentaba robarle la lechuga y sonreía, como nadie había sonreído a Lola jamás y deseó ser Mireia…

El primer año fuera de casa pasó en un suspiro, Mireia se pasaba el día en su casa, ayudándola con los temas más duros, repasando con ella la mejor manera de cuadrar las prácticas y tener aunque fuera 1 hora libre al día, resultó ser la amiga perfecta.

Perfecta en todo, cuerpo perfecto, cara perfecta, novio perfecto…
Gabriel…
Tenía que evitar mirarle como una tonta cada vez que le cogía la libreta con los apuntes, no podía fijarse en el novio de su mejor amiga, estaba mal. Pero ¿cómo iba a evitarlo? Si Gabriel era la dulzura hecha hombre…cuando acariciaba a Mireia…A Lola, como mucho, le daba un puñetazo cariñoso en el hombro y la llamaba colega, para hacerla rabiar. 

Eran inseparables, donde quiera que fueran, Gabriel estaba para recogerlas, para llevarles la cena, para ayudarlas con las asignaturas, aunque ni siquiera eran de la misma carrera, pero él se esforzaba en la biblioteca buscándoles libros para ayudarlas…Y Lola deseaba ser Mireia…

Con las vacaciones de verano, llegó la vuelta a casa, con la familia y amigos de toda la vida, fechas alegres para muchos y para Lola el fin del mundo, porque se sentía lo más miserable de este mundo por echar tanto de menos a su amigo Gabriel.

En pleno agosto le llegó un sms: Feliz verano colega…y una foto, de ellos dos, con guirnaldas Hawaiianas dando un besito a la cámara. Lola se puso a llorar, mientras su madre miraba emocionada el mensaje y le daba la enhorabuena por haber encontrado gente buena tan lejos de casa. En esos meses, Lola marcaba cada uno de los días que iban pasando en el calendario, como si así fuera a conseguir que pasaran más rápido. Y miraba una y otra vez la foto, haciéndole cada vez más daño estar enamorada del novio de su mejor amiga.

Llegó a escribirle una carta, convencida de no dársela...

Le contaba, que nunca se hubiera imaginado enamorarse tan perdidamente de un amigo.
Le contaba que no se podía imaginar lo mucho que le costaba, tenerle tan cerca, rozándola y no poder ni siquiera besarle.
Le contaba las cosas que soñaba cada noche, cuando imaginaba que volvía a buscarla y entre abrazos, susurraba que era ella la mujer de su vida.
Le contaba que llegaba a doler echarle tanto de menos, le echaba de menos hasta en el momento en que sentaba a su lado en silencio.

Y con la llegada del reencuentro, todo creció.
Gabriel, al grito de ¡Colega! la levantó del suelo y la llenó de besos cariñosos, en el pelo, en la frente, en la mejilla...mientras Lola se quemaba por dentro deseando que buscara su boca, mientras pensaba en la carta que guardaba desde finales de Agosto en el bolsillo.
-¡Cuenta! ¿Me has echado de menos?-
-¿De menos? No...para nada...-

Gabriel le sonreía como lo hacía con ella, que ya corría pasillo abajo para unirse al abrazo. Todo era perfecto y Lola guardó aquella carta.
Hasta que Mireia murió.



11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. jajajjaja,si lo se que os he dejado a medias...perdónnnnn!!

      Eliminar
  2. mas mas mas!!!!!! esto no se hace sonia... como nos dejas a medias!!!! jumm...
    queremos la continuacion ya! yo te regalo una libreta y un boli para que hagas el libro... ;)
    muaks!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tengo,jajajajajajajaja!!! no he seguido porque me he quedado atascada en un punto,pero no puedo deciros cual,lalalalaaaaaa!!

      Eliminar
  3. Genial como siempre, pero como nos dejas con este final!!!! Quiero leer mas!!!


    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no os dejo con la intriga...para 4 que me leéis!!! modo malvado activado...

      Eliminar
    2. Estoy segura que comentamos 4 pero te lee mas gente :)

      Modo malvado activado xD

      Besos:)



      Eliminar
  4. Hola soy Ana de Blogginup.com.

    Blogginup es una herramienta web que optimiza las búsquedas para así favorecer el tráfico a los blogs.
    Mediante los botones sociales de Facebook,Twitter,Pinterest y Google+ las entradas obtienen mayor repercusión.
    Añade tu blog y consigue tráfico desde hoy para tu blog! Una vez que añades tu blog, blogginup de tu blog para mostrar una parte en los resultados de búsqueda.

    Te invito a entrar y añadir tu blog en menos de 1 minuto.

    http://www.blogginup.com/

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Sonia... esto se no se hace, todas quejándonos de que queremos más menos la persona spamer xD

    ResponderEliminar
  6. Como echaba de menos la historia de Lola, pero no nos puedes dejar asi!! Espero que pronto te desatasques y sigas contándonos la historia de Lola :)

    ResponderEliminar
  7. Es la primera vez que entro en tu blog y la primera frase me ha encantado jaja bueno yo no era seria de antes...jaja me veras por aqui:-) besitos

    Truquitosparalaschicas

    ResponderEliminar